Publicado: 26 de Junio de 2014 a las 15:06


Gasóleo: Tiene un poder calorífico un 12% superior al del Gas. 
CONCLUSIÓN: Para calentar una misma casa hace falta un 12% menos de energía con el gasóleo que con el gas. 

Gasóleo: Eliges un proveedor de confianza. 

Gas: No eliges, sólo hay una red de distribución. 

CONCLUSIÓN: Eliges la mejor opción entre varios proveedores.

Gasóleo: Su actual instalación cumple los requisitos, sin necesidad de 

gastos en obras, tan sólo en revisiones puntuales.

Gas: El cambio conlleva adecuación a la normativa actual con elevado 

coste (implica cambios de fachada, obras, licencia e imprevistos), además de revisiones exhaustivas en los sistemas de seguridad propios del gas. 

CONCLUSIÓN: Ausencia de sobrecostes al no tener que hacer obras, 

tan sólo las revisiones puntuales. 


Gasóleo: Energía en un mercado regulado con libre competencia. 

Gas: Mercado inestable que ahora dispone de subvenciones temporales, 

que van desaparecer. 

CONCLUSIÓN: El gasóleo no tiene imprevistos extras. 


Gasóleo: Ves cuanto consumes con sólo mirar el depósito. 

Gas: No sabes cuánto consumes, no tienes referencias. 

CONCLUSIÓN: Control de consumo a la vista del depósito. 


Gasóleo: Eres el único y total dueño de tu instalación. 

Gas: El operador decide sobre tu instalación con costes de contador, 

mantenimiento, etc. que pueden aumentar en cualquier momento. 

CONCLUSIÓN: No se pagan gastos fijos (Término Fijo de Tarifa) 

ni alguileres que incrementen el precio total a pagar por factura. 


... Y en su SALUD 


Gasóleo: Combustible líquido, ves si hubiera incidencias . 

Gas: Combustible gaseoso, no ves las incidencias claramente. 
CONCLUSIÓN: Con el gasoil desaparece el peligro de explosión o asfixia.